Biodiversidad forestal

Biodiversidad forestal

Se ha elaborado un programa de acción nacional para proteger la biodiversidad de la naturaleza finlandesa basándose en una convención de las Naciones Unidas sobre la biodiversidad. Se ha incrementado la efectividad de la protección de la biodiversidad natural de los bosques al aumentar la cantidad de bosques protegidos, mejorar y restaurar la calidad de los bosques protegidos y desarrollar el cuidado natural de los bosques forestales.

Se necesitan zonas de conservación para preservar las especies y los entornos de vida que no pueden desarrollarse en bosques comerciales. Finlandia tiene 4,8 millones de ha de zonas protegidas de aprovechamiento comercial restringido reservadas para este fin, de los que 3 millones de ha son bosques (tanto de alta como de baja productividad), es decir, el 13 % de la zona boscosa total. 2,2 millones de ha forestales son bosques con protección real, de los que más del 90 % (2 millones de ha) están rigurosamente protegidos, es decir, quedan totalmente excluidos de la actividad maderera.

Mediante la red Natura 2000, se están realizando esfuerzos para fomentar la biodiversidad natural en la zona de la UE. Se han seleccionado hábitats naturales y especies de animales y aves que la comunidad considera importantes como objetivos de conservación. La mayoría de las zonas incluidas en la red Natura finlandesa (que abarca 3,6 millones de ha) ya formaba parte antes de alguna reserva o programa de conservación.
Se considera que uno de los indicadores principales de la biodiversidad forestal es la cantidad de madera que se está pudriendo. Se puede ayudar a mejorar las condiciones de vida de las especies forestales sensibles y amenazadas incrementando la cantidad de madera que se está pudriendo mediante la gestión natural de los bosques comerciales. Se calcula que Finlandia tiene entre 4000 y 5000 especies que dependen de la madera podrida, lo que equivale a un quinto de todas las especies forestales. Además, algunas especies dependen indirectamente de la protección y nutrición que proporciona la madera que se pudre, como el pájaro carpintero de dorso blanco y otras aves que hacen sus nidos en los huecos.

La madera que se pudre no solo es un indicador de la biodiversidad, sino que también es muy importante como parte del almacenamiento de carbono del bosque. De acuerdo con las recomendaciones de gestión forestal actuales, es necesario dejar que los árboles de retención o grupos de árboles de retención crezcan y se descompongan en zonas de renovación, con una media de 5 a 10 troncos por hectárea. Al caer, también se hacen esfuerzos para proteger los árboles muertos que se mantienen erectos, los árboles en proceso de descomposición, los árboles individuales que tira el viento y los matorrales.

De acuerdo con el inventario forestal nacional (VMI10), la cantidad de madera en proceso de descomposición (árboles muertos que se mantienen erectos y matorrales) de los bosques del sur de Finlandia ha aumentado. Del mismo modo, en el norte de Finlandia la cantidad de árboles muertos que siguen de pie ha aumentado, pero se han encontrado menos matorrales que en los inventarios anteriores.

El objetivo de la protección de especies es preservar las poblaciones vivas de las especies originales y establecidas, así como sus zonas de distribución. La UE cuenta con normas sobre la protección de las especies, como la Directiva sobre aves y la Directiva relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres. Exigen la protección de las especies y de sus hábitats naturales y la regulación de la silvicultura que se realice en ellos y de otras formas de aprovechamiento.
La diversidad de la fauna de los bosques comerciales se fomenta preservando el estado natural de los entornos de vida particularmente importantes con la Ley de bosques, de los hábitats forestales naturales de acuerdo con la Ley de protección de la naturaleza y de otros espacios naturales valiosos. Más de la mitad de las especies clasificadas como en peligro de extinción a causa de la silvicultura viven principalmente en estos lugares. También se tiene en cuenta la biodiversidad en la gestión forestal preservando la madera existente en proceso de descomposición, dejando árboles vivos de retención, favoreciendo bosques mixtos de hoja caduca y mediante la quema.