Bosques, madera y clima

Bosques, madera y clima

Los bosques gestionados de forma sostenible son una fuente ilimitada de materia prima. Los árboles en crecimiento almacenan dióxido de carbono del aire, que permanece en los productos de madera durante toda su vida. Un metro cúbico de madera absorbe alrededor de una tonelada de dióxido de carbono. El uso de la madera acelera la renovación del bosque. Los bosques en crecimiento guardan más dióxido de carbono que los bosques totalmente desarrollados.

El procesamiento de la madera también proporciona oportunidades para mitigar el cambio climático. El consumo de energía y de recursos naturales y las emisiones de CO2 provocados por la fabricación de productos de madera son menores que los de la elaboración con otros materiales. De hecho, durante la producción de productos aserrados y cepillados se crea más energía de la que se consume. La madera es un almacén de carbono, ya que absorbe CO2 del aire a medida que crece. La madera puede utilizarse para reemplazar materiales cuya elaboración es dañina para el medio ambiente. Al final del ciclo vital, los productos de madera pueden utilizarse para producir energía renovable y reemplazar los combustibles fósiles. La cantidad de CO2 emitida al quemar madera es igual a la cantidad que ha retenido durante el crecimiento. Ni la madera ni los productos elaborados con sus elementos generan residuos problemáticos.

La madera es un material renovable. Los bosques de Finlandia gestionados de forma sostenible producen bastante más madera de buena calidad de la que se utiliza. El crecimiento forestal anual es de aproximadamente 107 millones de metros cúbicos, aproximadamente la mitad del que se utiliza. El límite de la caída sostenible es de unos 84 millones de metros cúbicos.