Estructuras transpirables

Estructuras transpirables

No se debe confundir la higroscopicidad y la regulación de humedad de los materiales con las estructuras transpirables. El término "estructura transpirable" hace referencia a una construcción con una estructura externa que permite la compensación parcial de la presión de los gases del aire mediante su difusión a través de la estructura. El término "transpiración" no hace referencia a la libre circulación de aire a través de la estructura. Esto siempre se ha considerado un error de construcción. Hasta una estructura transpirable debe ser hermética.

El impacto en la salud de las estructuras transpirables se basa en la idea de que el dióxido de carbono del interior no solo se elimina mediante ventilación sino que también se disipa a través de la estructura, mientras que el oxígeno penetra en la misma medida. El problema de las estructuras en el clima de Finlandia es que el vapor de agua es uno de los gases presentes en el aire. Debido a que el movimiento del vapor de agua desempeña un papel fundamental en la fisiología de un inmueble, las barreras contra el vapor son parte del diseño de la construcción y la permeabilidad del vapor de agua forma parte de las clasificaciones de las estructuras.

La difusión de vapor de agua en estructuras realizadas con un único material no es un problema porque dichas estructuras no presentan superficies en las que se puedan condensar la humedad en determinadas circunstancias. Casi todas las estructuras de hoy en día presentan capas, lo que significa que se debe prevenir la condensación del vapor de agua. La resistencia al vapor de agua de la superficie interna debe ser siempre unas cinco veces mayor que la placa exterior de protección contra el viento, aunque no se utilice ninguna barrera contra el vapor. Un buen aislamiento térmico de la placa de protección contra el viento supone también una ventaja para la estructura transpirable.

Ventajas de las estructuras transpirables:

  • permite que la estructura interna se seque mejor
  • reduce la humedad interior en otoño
  • elimina el dióxido de carbono del aire interior generado por la respiración de las personas
  • las estructuras permeables, junto con un aislamiento orgánico, absorbente de humedad e higroscópico (fibra de celulosa, lino o serrín) estabilizan las fluctuaciones de humedad del aire en espacios cerrados
  • es más sencillo detectar los daños causados por el agua en la estructura, como puede ser un techo con goteras
  • las estructuras que funcionan "de forma equivocada" (p. ej., habitáculos de verano sin calefactar en los que el aire interior es, por veces, más frío que el aire exterior) no causan problemas

Posibles riesgos de las estructuras transpirables:

  • riesgo de aparición de moho y de daños por humedad en caso de acumulación excesiva de humedad en la estructura
  • es posible que las esporas de moho del exterior accedan al interior si la presión del interior de la casa es considerablemente menor que la presión exterior
  • cuando el revestimiento del aislamiento térmico se humedece lo suficiente, se reducen sus propiedades aislantes (el efecto supone un pequeño porcentaje)
  • si las placas de protección contra el viento se humedecen, se deforman más, lo que reduce el sellado de la estructura
  • aire interior excesivamente seco en invierno
  • las membranas de papel que ejercen de barrera contra el vapor son más susceptibles de romperse durante la instalación o durante el ciclo de vida del inmueble
  • determinadas impurezas gaseosas (p. ej., el radón) pasan a través de la estructura
  • posible corrosión de las fijaciones metálicas cercanas a la superficie exterior
  • es posible que la humedad interna se filtre a las estructuras

En la práctica, los gases casi nunca pasan a través de toda la estructura. Las superficies exteriores e interiores "transpirables", que es otra manera de describir la capacidad de la superficie de la estructura para estabilizar la humedad, tienen mucha más relevancia. Por ejemplo, la superficie transpirable (= humedecible, absorbente de humedad) absorbe la elevada humedad de la vivienda por la noche y la libera durante el día, lo que hace que el aire interior sea más agradable de respirar durante todo el día. Esta capacidad no está restringida en absoluto a las paredes exteriores; de hecho, también es ventajosa para incorporar paredes intermedias que sirvan para compensar el calor y la humedad.