La construcción en madera como propiciadora del desarrollo de la propiedad baja en carbono

La construcción en madera como propiciadora del desarrollo de la propiedad baja en carbono

Texto: Matti Kuittien, Aalto yliopisto

Las diferentes construcciones repercuten en el clima de forma diferente. Asimismo, además de las construcciones que proporcionan un buen aislamiento térmico, los plazos de recuperación económica y energética así como de las emisiones de dióxido de carbono generadas durante su fabricación deberían ser lo suficientemente breves. La construcción en madera se sitúa en los puestos altos de la lista cuando se trata de construcciones respetuosas con el medioambiente.

Según la ONU, la construcción y el mantenimiento de las edificaciones consumen alrededor de una tercera parte de la energía mundial y producen aproximadamente un cuarto de todas las emisiones de gases de efecto invernadero. Mediante la reducción de emisiones en el entorno de la construcción podemos retrasar el cambio climático provocado por el ser humano y, al mismo tiempo, reducir sus efectos nocivos.
 
Al pasarnos a la construcción de edificios de energía cero también cambiamos la distribución de las emisiones durante el ciclo de vida completo de la edificación en cuestión. Las emisiones producidas por el uso de inmuebles se reducirá para dar paso a una mejor eficiencia energética. En consecuencia, aumentará la proporción relativa de emisiones producida por la fabricación de productos y equipos para la construcción. La huella de carbono de un edificio de energía cero es pequeña solo si se utilizan materiales bajos en carbono durante su construcción o reforma. Lo mismo puede decirse de las reformas energéticas de las edificaciones existentes. Los materiales y sistemas utilizados en las reformas deberían seleccionarse de forma que los costes, la energía y las emisiones de gases de efecto invernadero generadas durante su fabricación ofrezcan el menor tiempo de recuperación posible. Tanto en las nuevas construcciones como en las reformas se deberá revisar siempre el impacto de las medidas tomadas a lo largo del ciclo vital de la edificación.
 
La economía del reciclaje depende de los materiales renovables
 
Se está produciendo un cambio en la industria en lo referente a la utilización de recursos naturales y energías renovables. Esta tendencia se está acelerando debido a la disminución de los recursos petroleros y de otros recursos naturales no renovables, así como al cambio climático. Es imposible satisfacer la demanda creciente del ser humano de energía y materiales con materias primas no renovables. Nos dirigimos hacia una inevitable crisis energética y de recursos. Resolver esta crisis en el espacio de una generación es una maniobra que, dada la magnitud y la complejidad del desafío que constituye, merece al menos una docena de premios Nobel.
 
El aumento del uso de materiales de construcción renovables en la moderna construcción de energía cero supone una ayuda considerable para retrasar el cambio climático. Si comparamos los resultados de 19 estudios internacionales, se puede apreciar que la huella de carbono de un edificio con estructura de madera será siempre menor que la de un edificio con estructura metálica o de hormigón, por mucho que se calculen las emisiones. La huella de carbono producida durante la fabricación de un inmueble de madera fue, de media, un 55 % del marco de control. Múltiples estudios demuestran el gran impacto de las cimentaciones y de los trabajos de preparación del terreno. Es más fácil construir un edificio bajo en carbono mediante una estructura de madera, además de que se puede ubicar en lugares para los que no se requieren labores de apilado ni de estabilización. En el futuro, la construcción de inmuebles bajos en carbono supondrá un trabajo en equipo con objetivos precisos, con un equipo de lujo formado por un coordinador, un cliente, un diseñador, un inspector de construcción y una empresa constructora.
 
Si la UE se implica, se crearán normas

En los Estándares Europeos se pueden encontrar directrices para calcular el impacto medioambiental de los edificios europeos. Estos estándares establecen reglas de mutuo acuerdo sobre, por ejemplo, el cálculo de la huella de carbono y otro tipo de impactos medioambientales de manera imparcial, comparable y con base científica. Los Estándares también describen cómo elaborar declaraciones medioambientales para los productos de construcción. Las declaraciones medioambientales constituyen el método más fiable para que diseñadores, clientes y consumidores comparen los aspectos ecológicos de los productos alternativos.
 
La construcción en madera siempre ha estado en los puestos principales de la lista durante el establecimiento de las Normas. En el caso de las primeras declaraciones medioambientales que se redactaron para un grupo de productos (EN16485), estas se elaboraron para productos de madera destinados a la construcción. Este trabajo fue el asunto principal de un proyecto conjunto de desarrollo llevado a cabo por las Industrias Forestales Finlandesas y la Universidad de Aalto, quienes establecieron las primeras directrices y formularios en lengua finesa para recopilar datos útiles para la elaboración de declaraciones medioambientales. Las directrices facilitan a las compañías la elaboración de declaraciones medioambientales, cuya finalidad es la clarificación de las diferentes interpretaciones de las Normas. Las directrices y el formulario para la recopilación de datos fueron desarrolladas y probadas por Metsä Wood, Stora Enso y UPM. Estas directrices se pueden encontrar en la página web de Industrias Forestales Finlandesas (Metsäteollisuus) en www.metsateollisuus.fi(toimialat/puurakentaminen).
 
El potencial exportador de lo bajo en carbono

Es innegable la existencia de conflictos de intereses durante la etapa de transición de los combustibles fósiles a las renovables. ¡No se puede tener a todo el mundo contento! Durante los últimos años se percibe un movimiento creciente de "desinversión-reinversión", en el que los principales inversores abandonan el sector de los combustibles fósiles y reinvierten en energías respetuosas con el medioambiente. Ese mismo modelo de desarrollo es posible en el sector de la construcción y en la inversión en propiedades.
 
Cuando alguien diseñe un inmueble bajo en carbono en el futuro, no va a haber suficiente espacio en la mesa de trabajo para todos los planteamientos existentes. El cambio estructural en la economía baja en carbono ha llamado la atención tanto del IPCC como del Banco Mundial, quienes han propuesto varias medidas, entre las que se incluyen un fondo de transición y otros tipos de apoyo para aquellos sectores industriales que se verán más presionados por los cambios de la economía baja en carbono. A la luz de la investigación, la construcción en madera parece situarse en un área en la que se beneficiará de los cambios.
 
A pesar de todo, el cambio no tendrá lugar siguiendo los dictados de los materiales de construcción de forma individual, sino que será necesaria una amplia cooperación más allá de los límites de la promoción de ventas. El sector de la construcción de Finlandia se encuentra en una posición desde la que desarrollar soluciones en un espíritu de consenso generalizado, donde los productos y servicios de construcción finlandeses están situados en la primera posición de la carrera mundial de la construcción baja en carbono.
 
La huella de carbono durante el ciclo vital de un bloque de pisos
Tradicionalmente, la huella de carbono de un edificio se produce, sobre todo, por el consumo de energía durante su uso (columna azul). Al pasarnos al uso de inmuebles pasivos, se reduce la huella de carbono y aumenta la proporción de emisiones durante la fase de fabricación (columna verde). Fuente: Dodoo A. et. al. (2013). Wälludden como caso de estudio de tres nuevos sistemas de construcción en madera. En "Wood in Carbon Efficient Construction" ("La madera en la construcción eficiente en carbono") (ed. Kuittinen et al., 2013).
 
Comparación entre la huella de carbono y el coste de construcción
 
La relación entre la huella de carbono y los costes de la construcción de paredes. La huella de carbono se genera al sumar todas las emisiones producidas durante la fabricación del material. Los costes hacen referencia a los gastos en materiales y en las labores de trabajo. El valor U al comparar las construcciones es el mismo. Los costes de los componentes de construcción son de 2013; los cálculos de las emisiones son obra del autor.