Propiedades térmicas de la madera

Propiedades térmicas de la madera

La conductividad térmica de la madera es relativamente baja debido a su porosidad. La conductividad térmica disminuye a medida que aumenta la densidad de la madera. La conductividad térmica de la madera en el sentido de la veta es el doble que la conductividad en perpendicular a la veta. Por ejemplo, la conductividad térmica del pino en el sentido de la veta es de 0,22 W/moC y, en perpendicular a la veta, de 0,14 W/moC. Al aumentar la humedad de la madera también aumenta su conductividad térmica. A medida que desciende la temperatura de la madera, suele aumentar su resistencia. La expansión térmica de la madera en el sentido de la veta es muy reducida. Los cambios de temperatura son mucho mayores en los sentidos radial y tangencial. La relación entre los coeficientes de expansión térmica y de contracción de la humedad de la madera en diferentes sentidos con respecto a la veta son del mismo tipo que en términos de tamaño. Una variación repetida de temperatura reduce la resistencia de la madera. A temperaturas bajo cero es posible que la madera comience a agrietarse una vez que el agua presente en los lúmenes de las células se expande a medida que se congela.

La capacidad de acumulación de calor de la madera depende de su densidad, contenido de humedad, temperatura y sentido de la veta. El promedio del valor calórico específico del pino y del abeto entre 0 y 100 °C es de 2300 J/kgoC. Un aumento de humedad mejora el calor específico de la madera, ya que el calor específico del agua es mayor que el de la madera. La capacidad calórica del pino es casi la misma que la del ladrillo, aunque la densidad de la madera es de solo de 1/3 en comparación con el ladrillo. Debido a su gran capacidad calórica, un muro de troncos resistente es una estructura externa relativamente buena, aunque la capacidad de aislamiento calórico de la lana mineral, por ejemplo, es tres veces mayor que la conductividad térmica de la madera.